viernes, 25 de julio de 2008

MARINA


La noche cae, azul sobre azul,
telón irrepetible adivinado por el genio.
Lejos, muy lejos, el muelle:
apenas una mancha de color imposible
y unas levísimas luces bermellón.

Sólo.
La mano vio lo que el ojo no viera,
lo que acaso no existía,
vana y sentimental locura.
Ebria de poder, elaboró el concepto,
lo dominó de tal modo
que era en todo igual a sí misma.

La noche allá fuera caía,
azul sobre azul, devorada por sus sombras.
Pero la mano había visto, y sabía.

Hermosa y fría, contemplad la marina,
testigo mudo de un gozoso instante
de destrucción o amor, de vida.

4 comentarios:

Meryone dijo...

Me han gustado los textos. Tuyos?

Y los cuadros. La noche estrellada me entusiasma (Van Gogh me entusiasma) y el otro me suena vagamente. Pero puede que sólo me recuerde a tantos otros cuadros con barquitos.

Tengo un dolor de cabeza bastante considerable, todavía, así que no me explayo demasiado.

Parece que no existimos...

Besos

Juan Antonio dijo...

Sí.

(...)

Eso parece.

Meryone dijo...

Monet, claro!!

qué ida de olla! necesitaba realmente ese ibuprofeno. y comer algo (estoy en ello ahora mismo). si hasta estaba contemplado poner las catedrales de rouen (hoy. no en abstracto, hoy)

millais es increíble. increíble. me encantan las expresiones que tiene la gente en sus cuadros. tanto los vivos como los ahogados. o ahogantes

(el ibuprofeno es mágico, pero si lo tomas en ayunas, dopa tremendamente)

un beso

Meryone dijo...

cuál era/fue la primera opción?

yo tengo un montón de vocaciones para las próximas muchas reencarnaciones. además de todas las artísticas, están pirata, librero de viejo, mafioso, mujer de diplomático, espía... por no meternos a cosas del tipo de mosquetero, astronauta y demás

pero creo que las artísticas y sus derivados ocuparían ellas solitas unas cuantas

y rotundamente creo que en las vanguardias es el único momento de la historia de la humanidad (al menos de grecia hacia delante) en que me gusta más el arte (y la pintura en especial) que la literatura. y conste que la literatura de las vanguardias europeas me entusiasma

besos