miércoles, 18 de junio de 2008

GRANADA LA BELLA (3)



LA CARRERA DEL DARRO


A la vera del río Darro, esta incomparable calle nos invita a caminar desde la Plaza Nueva hasta el paseo de los Tristes y la cuesta del Chapiz. Sin duda este serpenteante y monumental itinerario, que tiene por cielo la fortaleza nararita y por base la corriente poética del río Darro (antes llamado Dauro), debió excitar la fantasía de los viajeros románticos que visitaron la ciudad en el siglo XIX.

El trazado original fue modificado en el siglo XVII, debido a la explosión de un polvorín. El resultado es digno de los mejores versos. La bella iglesia mudéjar de San Gil y Santa Ana, que viene a ser el pórtico de entrada a esta singular calle (y que deja al descubierto el río, embovedado bajo la ciudad desde el Humilladero hasta la misma Carrera del Darro), la bellísima cuesta de Santa Inés, las ruinas del puente del Cadí, la iglesia de San Pedro y San Pablo, los baños árabes, los conventos de Santa Catalina de Zafra y San Bernardo, la maravillosa e irreal casa de Castril, edificada en 1539 por los herederos de Fernando de Zafra, secretario de los Reyes Católicos, y que actualmente es sede del Museo Arqueológico...

"El río Darro a su paso por Granada" (David Roberts)

2 comentarios:

Athos dijo...

Y las guitarras pintan ocasos, mientras la Alhambra arde allá arriba...

Gracias por el comentario ;)
Saludos

Juan Antonio dijo...

Bellísimo ese crespúsculo incendiado en la Sabica.

Gracias a ti. Besos.