miércoles, 18 de junio de 2008

GRANADA LA BELLA (2)



EL PASEO DE LOS TRISTES


Es uno de los lugares más encantadores de la ciudad. Situado a los pies del majestuoso palacio de la Alhambra, se extiende a lo largo del río Darro, desde la casa de las Chirimías (de lejanos ecos musicales) hasta el comienzo del camino por el que se accede a la celebrada fuente del Avellano, en torno a la cual creó Ángel Ganivet su tertulia literaria.

Está limitado por dos puentes: el de las Chirimías y el del Aljibillo. Fue remodelado en 1609, época de la que data la fuente que lo adorna.

Al parecer, el origen del romántico nombre de este paseo se debe a que constituía un lugar de paso obligado para los cortejos fúnebres en su camino de ascenso al cementerio por la cuesta de los Chinos. (Téngase en cuenta que el camposanto granadino se encuentra situado por encima de los jardines del Generalife.)