martes, 7 de junio de 2016

OTRO JUNIO

Model resting, Henri de Toulouse-Lautrec


Cuando eres junio y yo jueves. Cuando somos aún a pesar de la metafísica. Cuando me esperas en el callejón del Gato o en la casa de los Tiros, donde el (corazón) manda.

martes, 10 de mayo de 2016

GALDÓS SIEMPRE

Benito Pérez Galdós


Benito Pérez Galdós. Las Palmas de Gran Canaria, 10 de mayo de 1843-Madrid, 4 de enero de 1920.

miércoles, 23 de marzo de 2016

MIDDLESEX




He sido varón más de la mitad de mi vida, con lo que ya todo lo hago con la mayor naturalidad. Cuando Calíope emerge a la superficie, es como un defecto del habla adquirido en la infancia. De pronto ahí está otra vez, dándose un tironcito del pelo o mirándose las uñas. Es un poco como estar poseído. Callie surge en mi interior llevando mi piel como un vestido amplio. Mete las manitas en las anchas mangas de mis brazos. Introduce los pies de chimpancé por los pantalones de mis piernas. Por la acera noto que sus andares de niña toman el relevo, y el movimiento me devuelve una especie de emoción , una simpatía desolada y efusiva por las niñas que veo volver a casa del colegio. Eso continúa durante unos cuantos pasos. El pelo de Calíope me hace cosquillas en la nuca. Noto la vacilante presión de su mano en el pecho —aquel viejo hábito nervioso suyo—, para ver si hay alguna novedad por ese lado. El enfermizo fluido de la desesperación adolescente que corre por sus venas inunda las mías una vez más. Pero entonces, tan bruscamente como ha aparecido, desaparece, encogiéndose y fundiéndose en mi interior, y cuando me vuelvo a mirar en un escaparate esto es lo que veo: un hombre de cuarenta y un años de pelo ondulado, más bien largo, fino bigote y perilla. Una especie de mosquetero moderno.

Middlesex, Jeffrey Eugenides

sábado, 20 de febrero de 2016

STAT ROSA PRISTINA NOMINE, NOMINA NUDA TENEMUS

Umberto Eco


En el principio era el Verbo y el Verbo era en Dios, y el Verbo era Dios. Esto era en el principio, en Dios, y el monje fiel debería repetir cada día con salmodiante humildad ese acontecimiento inmutable cuya verdad es la única que puede afirmarse con certeza incontrovertible. Pero videmus nunc per speculum et in aenigmate y la verdad, antes de manifestarse a cara descubierta, se muestra en fragmentos (¡ay, cuán ilegibles!), mezclada con el error de este mundo, de modo que debemos deletrear sus fieles signáculos incluso allí donde nos parecen oscuros y casi forjados por una voluntad totalmente orientada hacia el mal. Ya al final de mi vida de pecador, mientras, canoso y decrépito como el mundo, espero el momento de perderme en el abismo sin fondo de la divinidad desierta y silenciosa, participando así de la luz inefable de las inteligencias angélicas, en esta celda del querido monasterio de Melk, donde aún me retiene mi cuerpo pesado y enfermo, me dispongo a dejar constancia sobre este pergamino de los hechos asombrosos y terribles que me fue dado presenciar en mi juventud, repitiendo verbatim cuanto vi y oí, y sin aventurar interpretación alguna, para dejar, en cierto modo, a los que vengan después (si es que antes no llega el Anticristo) signos de signos, sobre los que pueda ejercerse la plegaria del desciframiento.

El nombre de la rosa, Umberto Eco

viernes, 19 de febrero de 2016

OFELIA SEGUÍA FLOTANDO COMO UN GRAN LIRIO

Ophelia, Pierre Auguste Cot


... en los firmamentos blasfemos de Rimbaud, pálido fantasma sodomizado por la corriente, senos blanquísimos manchados de herrumbre y la perfección de un verso apenas adivinado temblando aún en sus labios.